Blog gratis
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
 
Plusformacion.com Cursos
Blog de belfegor
15 de Julio, 2014 · General

El Síndrome de la clase turista

Alguna vez habrás oído de hablar del famoso síndrome de la clase turista. Esta patología, también denominada como trombosis del viajero es un término adoptado a causa del frecuente número de desplazamientos realizados mediante el avión como medio de transporte, aunque también se da en viajeros usuarios del tren, coche o autobús.

A finales de los años 90 fue detectado en algunas personas que utilizaban el avión para hacer largos trayectos un mayor riesgo en padecer trombosis, debido al poco espacio existente entre los asientos de la clase turista, la disminución relativa de la presión barométrica y la baja humedad. Y es que esta característica existente en la gran mayoría de las compañías aéreas por entonces, originaba a los viajeros problemas de circulación por la escasa movilidad a la que se veían sometidos durante todo el viaje y las condiciones del aeroplano.

El inconveniente detectado con el síndrome de la clase turista es que estas incomodidades podían producir trombosis venosa profunda (TVO) en las extremidades, suponiendo una grave amenaza para los perjudicados que podían tener desprendimiento de los coágulos sanguíneos hasta llegar al pulmón. Actualmente se considera que si a la inmovilidad de las extremidades inferiores durante el vuelo sumamos los cambios de presión durante el viaje, las circunstancias de salud de los pasajeros pueden complicarse en vuelos de más de seis horas, según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El síndrome de la clase turista puede agravarse en personas que padecen insuficiencias cardiacas o problemas circulatorios y en aquellas que tienen una enfermedad obstructiva crónica (EPOC). También son susceptibles de padecer el síndrome de la clase turista viajeros con hipertensión, con sobrepeso, recientemente operados, con cáncer, consumidores de alcohol y/o tabaco, las mujeres embarazadas y las personas con tratamiento de estrógenos o anticonceptivos orales. Todos estos perfiles entran dentro de lo que llamamos población de riesgo. Además, el síndrome de la clase turista se puede manifestar en ocasiones en las horas posteriores del vuelo a través de hinchazones, dolores de pecho, fiebre, náuseas o aceleración del pulso, por lo que en estos casos es recomendable visitar a un especialista médico.

Para evitar el síndrome de la clase turista, la Directora Ejecutiva de IMF Business School -  Expertos en Prevención, Belén Arcones, nos ha proporcionado unos consejos en exclusiva para Plusformación, con el fin de disminuir este verano sus problemas derivados:

  • Busca toda la información que tienes a tu alcance para tomar medidas preventivas contra el síndrome de la clase turista.
  • Si tu perfil está encuadrado dentro de la población de riesgo, realiza tu consulta médica antes de viajar.
  • Durante el viaje, adopta una postura adecuada, mantén una buena temperatura y procura mover de vez en cuando las extremidades inferiores (es recomendable que realices contracciones con las piernas cada 15 ó 20 minutos para agilizar tu circulación venosa profunda).
  • Coloca las piernas juntas y los pies de puntillas sentado en tu asiento de pasajero, aguantando unos segundos esta postura.
  • Haz círculos con el tobillo.
  • Sujeta entre tus rodillas un pequeño objeto para subir y bajar lentamente las piernas varias veces.
  • Realiza automasajes ascendentes desde los tobillos hasta las rodillas para estimular tu circulación.
  • Intenta elegir un asiento próximo al pasillo, ya que deberás levantarte a pasear cada hora si el trayecto es de larga duración.
  • Para compensar la baja humedad bebe agua con frecuencia, así además mantendrás tu hidratación.
  • No coloques equipaje en la zona de tus piernas para facilitar así su movilidad.
  • Es recomendable que lleves ropa no paseada, de fibra natural, que no ejerza presión sobre tu piel y que permita tu ventilación. Aflójate el cinturón, los cordones de los zapatos y usa calcetines elásticos.
  • Evita tomar somníferos y tranquilizantes, así como bebidas alcohólicas o que contenga cafeína, pues éstas tienen efectos diuréticos.
  • Si utilizas medias, úsalas de compresión. Es recomendable una presión decreciente en la pierna, al menos hasta la rodilla o hasta la ingle en los viajes que de más de dos horas de duración.
  • En el caso de que padezcas trombosis o hinchazón de pies habitualmente, tómate una aspirina que te servirá de vasodilatador, consultando previamente con tu médico.
  • Si tu caso es de mayor riesgo, con previas indicaciones médicas debes pincharte heparina subcutánea.

 

¡Sigue estas recomendaciones de IMF y despreocúpate este verano del síndrome de la clase turista en tus trayectos de viaje!

Palabras claves
publicado por belfegor a las 05:13 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Plusformacion.com Cursos



» Ver perfil

img
Calendario
Ver mes anterior Mayo 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
img
Buscador
Blog   Web
img
Tópicos
» General (652)
img
Nube de tags  [?]
img
Secciones
» Inicio
img
Enlaces
img
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad